Cuando éramos pequeños decían que éramos inquietos.

 

Nosotros éramos aquellos niños que tenían ideas, que discutían y argumentaban, que se inventaban juegos, que cultivaban la curiosidad, que respetaban a los demás pero cuestionaban la autoridad,  que preguntaban “¿por qué?”, que querían jugar y ganar aunque fuese solo a las canicas.

 

Parece que siempre tuvimos una especie de ambición y de dinámica natural.

 

Después crecimos, maduramos, aprendimos a controlar el entusiasmo y a adaptarnos a cada circunstancia, y aún así mantuvimos intacta nuestra fibra.

 

Hoy somos adultos y en nuestros proyectos profesionales queremos ser los mejores, seguimos preguntando “¿por qué?”, queremos saber siempre más y llegar siempre más lejos.

 

Es verdad que crecemos, pero mantuvimos nuestra ambición y nuestra dinámica natural.

 

 

En el fondo ese es nuestro ADN – Ambición y Dinámica Natural.

 

Es de eso de lo que estamos hechos.

 

TRABAJA CON NOSOTROS

Si te identificas con nuestros valores y con nuestra misión, aprovecha esta oportunidad.

Enviando formulario…

El servidor encontró un error.

Formulario recebido. Gracias.

 

Producto Exclusivo - Grupo Filtrarte © 2018

 

ATENCIÓN AL CLIENTE >>